En tu casa o en la mía… cantucci o biscotti di mandorla

cantucci dorados

Durante las vacaciones, mi mejor amigo el ordenador portátil y yo nos separamos temporalmente para experimentar cosas nuevas y alocadas. Yo aprovecho para vivir días enteros rodeada de gente, pero gente de verdad, no fotos de facebook o símbolos de skype. Y sobretodo gente a las que no me une ningún contrato de trabajo. Mi ordenador en cambio aprovecha para hibernar en el sentido literal de la palabra, encendido pero cerrado (estoy segura de que algunos informáticos considerarán esto maltrato animal) y descargándose poco a poco sobre la mesa de la cocina.

Este año además he tenido ración doble de “gente” porque he pasado las navidades en un pequeño pueblo del sur de Italia. Aquí las celebraciones son a la vez más pausadas y más frenéticas y no se limitan a días concretos ni tampoco a familiares directos como ocurre en el Madrid que conozco. La Navidad se desarrolla a golpe de comilonas, “aperitivi” y sobretodo cafés, cafés y más cafés que sirven como una excusa continua para recorrer la red de parientes, amigos, parientes de amigos y amigos de amigos. Es cierto que en algunos momentos resulta agotador no tener ni un segundo de soledad o una pausa en medio de tanto sonreír, preguntar, agradecer, felicitar… pero por otro lado resulta extrañamente liberador. La medicina perfecta para el ombliguismo y la neurosis que a menudo intoxican nuestro micro-mundo el resto del año.

Para celebrar esta pausa de individualismo y acompañar mi pequeña apología de las obligaciones sociales, una receta ideal para tantos cafés: los cantucci o biscotti di mandorla. Estas galletas secas pueden prepararse en cantidades industriales y guardarse en un bote de cristal o una lata metálica para sacar cuando hay invitados o para llevar de regalo a otras casas al más puro estilo “home-made“. Por cierto, aquí me han contado que hasta hace bien poco, regalar cosas caseras era de cutres y lo bueno bueno cuando te invitaban a una cena o a una fiesta era llevar algo comprado, con una buena etiqueta que dijera “he costado mucho dinero“. Ahora preferimos que diga “he costado mucho tiempo y esfuerzo“… cómo cambian con el tiempo los bienes escasos!🙂

Ingredientes (para una tonelada de biscotti, a dividir al menos a 2/3 para los urbanitas)

  • 500 g de harina
  • 300 g de azúcar
  • 3 huevos
  • 100 g de mantequilla derretida en el microondas
  • Una bolsita de levadura
  • 300 g de almendras crudas con la piel y cortadas por la mitad (este paso es importante, si no los cantucci serán imposibles de cortar a media cocción y no tendrán ese canto tan característico)
  • 100 g de chocolate para postres (Nestle) cortado en trocitos (si se hace virutas no pasa nada, mejor). El chocolate es opcional. No le da mucho sabor pero sí un toque.
  • Leche (cantidad variable… luego me explico)

Cantucci making of

Pasos (mejor entre dos personas porque uno de los dos tendrá las manos pringosas todo el rato. Como decía, es una receta muy sociable…)

  • Mezclar todos los ingredientes excepto la leche en un bol o mejor sobre una superficie lisa con las manos. Primero la harina, el azúcar, los huevos y la mantequilla y luego el chocolate y las almendras. La masa tiene que quedar pastosa y difícil de manejar. Si queda demasiado sólida (tipo masa para cookies) los cantucci quedarán demasiado duros una vez secos, imposibles de morder. Aquí es donde entra la leche. Una vez mezclados todos los demás ingredientes, hay que añadir chorritos de leche progresivamente hasta que la consistencia de la masa sea pegajosísima (pero nunca líquida). Estará lista cuando al apoyar un pellizco de masa sobre la mesa esta se deforme hacia abajo por su propio peso.
  • Cubrir una bandeja de horno con papel encerado espolvoreado con harina y formar dos o tres tiras de masa de dos dedos de ancho a lo largo de la bandeja. Como la masa es pegajosa, hay que ayudarse con un poco de harina en las manos y sobre la masa para moldearla un poco aunque no pasa nada si quedan irregulares ya que en el horno se suavizará la forma y sobretodo se esparcirá sobre la bandeja a lo ancho por lo que las tiras tienen que ser estrechas y estar bastante separadas entre sí (mínimo 10 centímetros).
  • Hornear a 180ºC durante 15 o 20 minutos hasta que las tiras empiecen a coger color. Yo he aprendido a prepararlos en un horno antiguo con calor solo en la base pero supongo que saldrán mejor en modo “aire”. Hay que sacar las tiras del horno cuando empiecen a dorarse muy ligeramente por la base y estén solidificadas pero blandas al tacto.
  • Sacar del horno, dejar enfriar unos minutos y cortar en diagonal rodajas de 1 centímetro de diámetro con un cuchillo bien afilado, como cuando se corta el pan. Es importante dejar enfriar las “barras” el tiempo suficiente antes de cortar para que no se desmigajen.
  • Colocar los trozos cortados con el canto hacia arriba sobre la bandeja del horno y hornear durante unos 30 minutos a 160ºC. Los tiempos son aproximativos porque depende del horno así que hay que controlar, darles la vuelta a mitad de proceso para que se doren por el otro lado y sacar cuando los biscotti tengan color “galleta”. La idea es que los cantucci se tienen que “biscottare” es decir dorarse y secarse pero sin deshidratarse completamente y obviamente sin quemarse.
  • Conservar en una lata o en un bote de cristal con tapa

Feliz navidad!

Tags: , , , , ,

About barbacaos

Hola, me llamo Bárbara pero con un nombre así, que no se puede ni acortar en "Bar", ni en "Barba" ni en "Bárbara" (porque entonces no sería acortar) he acabado llamándome de las maneras más insospechadas desde "Barbacoa" hasta "Ruibarbo". De la combinación de estos dos nombres, que son a los que más cariño tengo porque me lo llaman mis amigas del colegio y las de la universidad, nació Ruibarbacaos. Ah, y lo de "caos" lo ha añadido quién me conoce bien… En este blog cuento historias, que es lo que más me gusta en el mundo, y mientras cuento historias cocino, alimento y como. Creo que no hay nada mejor que cocinar para dar de comer a otros o para uno mismo. Espero que estas historias os lleven lejos (o cerca, porque muchas son hacia dentro) y que las recetas os sirvan de inspiración para cocinar, alimentar y comer.

3 responses to “En tu casa o en la mía… cantucci o biscotti di mandorla”

  1. Natalia Solana Gabeiras says :

    me ha encantado, las fotos te han quedado genial!!!

Trackbacks / Pingbacks

  1. Recetario | ruibarbacaos - September 24, 2014

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: