Oeuf à la coque – huevo pasado por agua y hurto menor

Yema líquida y caliente

En la serie “Cómo ver el lado positivo de trabajar como una matada”, hoy: los desayunos de hotel. En particular, la suerte de poder desayunar huevos con bacon a las 8 de la mañana un martes cualquiera, sin tocar una sartén, sin lavar un plato y sin remordimientos (al fin y al cabo estás trabajando fuera de casa, algún placer te tienes que permitir…).

Qué decir del bacon, es el modo más inteligente que conozco de ingerir 500 calorías en tres mordiscos. Salado, crujiente, grasiento… mmm. Sobran las palabras.

El huevo, en cambio, se merece un poco más de filosofía sobretodo porque he descubierto EL MODO de tomar huevo. Puede parecer una receta anticuada, un poco kitch incluso… pero sin lugar a dudas, para captar la verdadera esencia casi lujuriosa del huevo hay que prepararlo “à la coque”.

Hervido al punto justo, con la yema caliente y aún líquida, un toque de sal y pimienta y una pequeña cuchara o un trozo de pan. Es sencillo pero a la vez es casi sublime (¿me he pasado?). El huevo a la coque es la mejor expresión de sí mismo, con su consistencia sedosa concentrada en un pequeño recipiente hecho de clara apenas solidificada.

La obsesión por el huevo a la coque lleva rondándome ya unos meses peeeero hasta ahora no había tenido modo de fotografiarlo porque me faltaba una huevera (no sé si se llama así pero desde luego suena mejor que “apoya-huevos”).

Si finalmente he conseguido prepararlo es porque me estoy convirtiendo en una persona sin escrúpulos y la semana pasada robé una en el hotel (sí, la escondí entre el foulard y la chaqueta y me avergüenzo por ello). Vaya disgusto se habrán llevado al día siguiente al hacer recuento de hueveras… Desde aquí pido públicamente disculpas. Lo que hice estuvo mal.  :)

Huevo pasado por agua, pasos

Bueno, a lo que iba. Preparar un huevo pasado por agua no es nada fácil. La temperatura es importante y el tiempo más. Hay que encontrar el equilibrio exacto entre un muy-poco-sexy huevo duro y la grimosa mezcla de clara y yema a medio cuajar que te encuentras si te quedas corto. Pero vale la pena intentarlo y además aquí estamos yo y mi bandeja de huevos caducados para experimentar hasta que dimos con el punto.

Ingredientes:

  • Un huevo por persona (mejor fresco, mejor grande, pero da un poco igual)
  • Sal (mejor Maldon)
  • Pimienta
  • Una huevera por persona (sin duda, lo más difícil de la receta)

Pasos:

  • Poner agua a hervir en un cazo a fuego fuerte y luego bajar a calor medio. El agua no debe hervir a borbotones ni mucho menos, sólo tienen que formarse pequeñas burbujitas en la base del cazo que van apareciendo y desapareciendo sin agitar el agua. Esa es la temperatura ideal (5 sobre 9 en mi placa de inducción).
  • Poner los huevos en el agua y cronometrar. En mi casa, con mi fuego y mi agua el tiempo exacto son 7,5 minutos pero creo que es inevitable probar (y equivocarse) un par de veces hasta conseguir la textura que se busca.
  • Sacar lo huevos del agua, pasarlos por agua fría, dejarlos reposar un momento para que se enfríe la cáscara y luego golpearla delicadamente con un cuchillo en torno a la parte superior hasta que se pueda “destapar”.
  • Apoyar el huevo en un apoya-hue… una huevera, salpimentar y disfrutar

Otro método que también me ha funcionado:

  • Calentar agua muy fuerte hasta que hierva a borbotones
  • Meter el huevo en el agua (mejor con una cuchara delicadamente para que no choque con la base del cazo) y dejar un minuto a temperatura muy fuerte
  • Bajar la temperatura a fuego suave (burbujitas muy suaves), dejar otros 4 minutos. En total son 5 minutos, pero el primero asegura que la clara no este liquidilla.
  • Sacar y dejar enfriar a temperatura ambiente (sin pasar por agua fría)
  • Mismos pasos a partir de aquí

Huevo a la coque perfecto

Tags: ,

About barbacaos

Hola, me llamo Bárbara pero con un nombre así, que no se puede ni acortar en "Bar", ni en "Barba" ni en "Bárbara" (porque entonces no sería acortar) he acabado llamándome de las maneras más insospechadas desde "Barbacoa" hasta "Ruibarbo". De la combinación de estos dos nombres, que son a los que más cariño tengo porque me lo llaman mis amigas del colegio y las de la universidad, nació Ruibarbacaos. Ah, y lo de "caos" lo ha añadido quién me conoce bien… En este blog cuento historias, que es lo que más me gusta en el mundo, y mientras cuento historias cocino, alimento y como. Creo que no hay nada mejor que cocinar para dar de comer a otros o para uno mismo. Espero que estas historias os lleven lejos (o cerca, porque muchas son hacia dentro) y que las recetas os sirvan de inspiración para cocinar, alimentar y comer.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: