Tarta de frutos rojos – para hacer sentir especial


Tarta frutos rojos

Las tartas existen en el mundo para hacer sentir especial a alguien. Marcan la diferencia entre una cena cualquiera y una celebración, entre una fiesta y un homenaje. Y de todas las tartas del mundo, no hay ninguna como la tarta de frutos rojos y crema pastelera para conseguirlo.

Primero, por los frutos rojos. Que no son cualquier fruta. Son la élite, en sus bandejitas de plástico de 200 gramos. De pequeño aprendes por prueba y error que las manzanas sobre la encimera están a tu libre disposición pero que si tocas las frambuesas que hay en la nevera cae un rayo y te fulmina. Porque nunca hay frambuesas en la nevera por casualidad. Su destino es más elevado que tu picoteo de media tarde.

Segundo, por la crema pastelera, ese arcano. Por muy observador que seas, hay recetas que simplemente no acabas de pillar. Recetas que tu madre prepara brick de leche en mano, sin medir nunca y que cada día te explica de un modo distinto. Algo así como: “Pero si es muy fácil, mira, una yema por 50 de azúcar – ¿No habías dicho un huevo? – Bueno, un huevo, una yema, es igual – No, no es igual – Bueno, lo importante es remover bien y añadir la maicena o la harina – ¿Maicena o Harina? – Ay hija, es que hay muchas variantes”. La crema pastelera era un misterio para mí, hasta hoy, ja! Bendito internet que cubres las lagunas maternas.

Tercero, porque es roja, redondita y brillante. Y el ser humano es muy básico. Bueno, para no ofender: yo soy muy básica. Me gusta mi Ipod porque es rojo y reluciente. Me gusta mi sobrina porque es redondita. Me gustan los accesorios de H&M porque son brillantes… Si te regalan un Ferrari rojo o un rubí tallado sonríes, no? Pues si te preparan esta tarta también. Es matemático.

Tarta de frutos rojos

Ingredientes:

  • Base de hojaldre redonda (tipo La Cocinera)
  • Papel parafinado y lentejas o alubias viejas (yo tengo 1 kilo en un bote que uso una y otra vez)
  • Fruta (una bandeja pequeña de frambuesas, otra de grosellas y otra de arándanos)
  • 8-10 fresas medianas
  • 0,5L de leche entera
  • 150 gramos de azúcar
  • 4 yemas de huevo
  • 50 gramos de maicena
  • Un trocito de unos 3 centímetros de vaina de vainilla o esencia de vainilla
  • 3 hojas de gelatina
  • Agua caliente

Pasos

  • Precalentar el horno a 180ºC.
  • Abrir el paquete de hojaldre, colocar sobre una fuente de horno redonda sin quitar el papel parafinado. Apretar los bordes contra las paredes de la fuente y recortar los picos de papel que sobresalen. Picar la masa con un tenedor, poner otra capa de papel parafinado encima y cubrir con un kilo de lentejas o alubias. El peso impide que el hojaldre se hinche y deforme y así mantiene la forma cóncava.
  • Meter al horno unos 15 minutos o hasta que el borde que está a la vista se hinche y coja color doradito (parezco mi madre…)
  • Preparar la gelatina siguiendo las instrucciones (calentar agua, remojar las hojas en agua fría, mezclar con el agua caliente…) y poner a enfriar en un cuenco en la nevera.
  • Mientras, poner a calentar la leche menos medio vaso que apartamos, a fuego muy suave removiendo de vez en cuando. Añadir las semillas de vainilla abriendo la vaina por la mitad y pasando un cuchillo por el interior para raspar las semillas.
  • En el vaso con la mitad de leche, añadir las 4 yemas, el azúcar y la maicena y remover hasta que quede una mezcla líquida y arenosa pero homogénea.

Base de hojaldre y crema pastelera

  • Cuando la leche esté templada, subir un poco el fuego, añadir la mezcla del vaso con todo lo demás, remover con fuerza hasta que hierva y entonces apagar el fuego y seguir removiendo hasta que espese. Espesa solo, parece magia y es mucho más fácil de lo que parece. Dejar enfriar un poco.
  • Sacar la base de hojaldre del horno, quitar las alubias y el papel y dejar enfriar un poco.
  • Mientras, cortar las fresas en rodajas transversales de medio centímetro.
  • Extender la crema pastelera sobre el hojaldre y colocar la fruta. La tarta ya casi está lista! (de hecho se podría dejar así)
  • Sacar la gelatina de la nevera, debería estar aún líquida pero un poco densa. Con un pincel pintar la fruta generosamente (dejando que gotee y empape). La gelatina no es fundamental pero hace que brille más y además pega los trozos de fruta entre sí lo que hace más fácil cortar y servir los trozos.
  • Meter en la nevera un par de horas para que la gelatina se solidifique y agasajar.

Trozo de tarta (al día siguiente)(Último trozo al día siguiente, había perdido un poco de su esplendor…)

Tags: , , , , , ,

About barbacaos

Hola, me llamo Bárbara pero con un nombre así, que no se puede ni acortar en "Bar", ni en "Barba" ni en "Bárbara" (porque entonces no sería acortar) he acabado llamándome de las maneras más insospechadas desde "Barbacoa" hasta "Ruibarbo". De la combinación de estos dos nombres, que son a los que más cariño tengo porque me lo llaman mis amigas del colegio y las de la universidad, nació Ruibarbacaos. Ah, y lo de "caos" lo ha añadido quién me conoce bien… En este blog cuento historias, que es lo que más me gusta en el mundo, y mientras cuento historias cocino, alimento y como. Creo que no hay nada mejor que cocinar para dar de comer a otros o para uno mismo. Espero que estas historias os lleven lejos (o cerca, porque muchas son hacia dentro) y que las recetas os sirvan de inspiración para cocinar, alimentar y comer.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: