Deberes – Otoño en Malasaña, empanadilla y caña

Empanadilla calentita

Lo de la caña lo he dicho claramente para que rimara, porque me imagino que ya no hay terrazas abiertas, o si?? Si las hay, entonces las cañas son bienvenidas, aunque haya que enfundar las manos en los bolsillos del abrigo entre sorbo y sorbo. Si no, las empanadillas bastan para justificar el plan que os propongo.

La idea es, para los Madrileños, acercarse al barrio de Malasaña, mi barrio, ex-barrio en realidad. Perfecto, sobre todo en otoño cuando la luz baja del sol brilla detrás de los edificios disolviéndose en el aire limpísimo y las hojas de los plátanos se acumulan en los bordes de la acera o corren cuesta abajo empujadas por el viento.

Al final de una de esas cuestas, la de la calle San Andrés, hay una tienda argentina de pizzas y empanadillas. Pedid que os calienten una, mi preferida es la de carne. Y comedla fuera, sintiendo su reconfortante calor en las manos y el vapor con olor a especias que escapa tras el primer mordisco. No hay nada mejor después de un paseo matutino un sábado de cielo azul. La típica tapa de las 12 que te jode el hambre pero te hace feliz.

Para los que no tenemos un barrio de Malasaña cerca propongo esta receta. Yo la preparé para una fiesta pero quiero repetir y llevarme las empanadillas por ahí, a un picnic helador bajo el sol de octubre Milanés. El resultado es fantástico, se parecen muchísimo a las verdaderas (no sé si para los argentinos esto será una herejía pero es la verdad) y son facilísimas de hacer si se compran los discos de pasta.

Empanadillas recièn hechas

Ingredientes para unas 40 empanadillas pequeñas (son más bonitas)

  • 500 gramos de carne picada (sobrará, pero está buenísima). Escoged un trozo entero en el carnicero y que la pique dos veces.
  • Media cebolla amarilla
  • 10-15 aceitunas grandes verdes de sabor dulce-amargo (sabéis cuales digo?)
  • 2 huevos hervidos
  • 2 cucharadas de polvo para Chili tipo Old El Paso. Lo sé, abuso de estos trucos pero es que funcionan, las especias de las empanadillas son ajo, pimienta, pimiento, pimentón, comino… Todas estas especias al final son las que componen las mezclas preparadas (además de sal, por eso no hace falta salar más)
  • Discos de pasta para empanadillas (para freír o horno, yo usé las de Barilla pero recuerdo que en España las vende La Cocinera). Para hacerlos a mano, aquí hay una receta muy bien explicada pero que no he probado
  • 1 huevo crudo batido

Relleno para empanadillas argentinas

Pasos

  • Picar la cebolla. Poner a calentar una sartén grande con un chorrito de aceite. Echar la cebolla, remover con una cuchara de madera y dejar que sofría hasta que se vuelva un poco transparente (unos cinco minutos)
  • Añadir la carne y con la cuchara de madera, distribuir por la sartén para que se dore.
  • Cuando la carne esté dorada (enmarronecida), echar dos cucharadas de polvo de frijoles, remover y echar un chorrito de agua. Remover y dejar hervir un par de minutos. Dejarlo húmedo.
  • Hervir dos huevos en agua durante 10 minutos. Enfriar bajo el agua fría, quitar la cascara con los dedos, cortar por la mitad longitudinal, quitar la yema y cortar la clara cocida en cubitos. Cortar las aceitunas en trocitos. Mezclar el huevo y la aceituna con la carne picada en la misma sartén con el fuego apagado
  • Para rellenar las empanadillas, coger un disco de masa con la mano izquierda. Mojar un dedo de la mano derecha en un vaso de agua y pasarlo por el borde del disco de pasta. Poner una cucharada de mezcla de carne en el centro del disco de pasta de empanadilla. Doblar el disco por la mitad asegurándose de que la mezcla se aplasta un poco y se distribuye por la media luna pero sin acercarse demasiado al borde (debe quedar un centímetro de diámetro de disco sin relleno y debe pegarse).
  • Para cerrar las empanadillas, asegurarse de que los dos lados del disco se han pegado bien retocando con la yema de los dedos el borde de la media luna. Usando siempre la mano izquierda como apoyo, empezar por un lado a pellizcar el borde y girarlo hacia adelante y hacia el interior como en este vídeo (minuto 1:30), apretando, estirando un poco y girando para que la masa se cierre bien y tome forma pero sin romperse. Asì hasta llegar al final de la medialuna. Durante la operación, puede que se acumule un poco de exceso de masa al final, basta tirar un poco y cortar con la uña.

Preparando empanadillas

  • Las empanadillas se pueden reservar hasta el momento de meterlas en el horno. Yo las preparé a las 6 de la tarde y las enforné a las 9-10 de la noche para que estuvieran calentitas para la fiesta. Basta apoyarlas delicadamente en la bandeja que queramos usar para el horno recubierta de papel encerado y pintada con un poco de aceite. Luego, se cubren con un poco de papel de cocina (no cualquier papel, porque se puede pegar, tiene que ser papel de cocina gordo) humedecido con unas gotas de agua. Esta humedad hace que la masa no se seque y se resquebraje. Humedecer de vez en cuando salpicando agua con las manos sobre el papel hasta enfornar.
  • Calentar el horno calor superior e inferior a 200°C con un poco de tiempo. En el momento adecuado, destapar las empanadillas, pintar con huevo batido y meter en el horno. Deben estar dentro hasta que la masa tenga un bonito color dorado. Son unos 10 minutos. El interior ya está cocinado asì que basta que se cocine la masa que, si es fina y no se ha acumulado demasiado en el borde (es mejor hacer la decoración fina), se cocinará muy rápido. Enjoy!

Otro modo estupido y delicioso de matar el hambre antes de comer:

Tags: , , , , , , ,

About barbacaos

Hola, me llamo Bárbara pero con un nombre así, que no se puede ni acortar en "Bar", ni en "Barba" ni en "Bárbara" (porque entonces no sería acortar) he acabado llamándome de las maneras más insospechadas desde "Barbacoa" hasta "Ruibarbo". De la combinación de estos dos nombres, que son a los que más cariño tengo porque me lo llaman mis amigas del colegio y las de la universidad, nació Ruibarbacaos. Ah, y lo de "caos" lo ha añadido quién me conoce bien… En este blog cuento historias, que es lo que más me gusta en el mundo, y mientras cuento historias cocino, alimento y como. Creo que no hay nada mejor que cocinar para dar de comer a otros o para uno mismo. Espero que estas historias os lleven lejos (o cerca, porque muchas son hacia dentro) y que las recetas os sirvan de inspiración para cocinar, alimentar y comer.

Trackbacks / Pingbacks

  1. Tipos de quiche lorraine – Julio en Madrid | ruibarbacaos - July 30, 2014
  2. Recetario | ruibarbacaos - September 24, 2014

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: