Un paseo por el mercado – los colores del otoño

Mozarella affumicata, judìas pintas y hojas tiernas

Una de las muchas cosas buenas del otoño (soy claramente una autumn-person) es que están de temporada un montón de frutas y verduras de colores preciosos.

Esto puede no parecer especial, en primavera y en verano también las hay. La diferencia genial es que en otoño las puedes utilizar sin culpa para preparar platos tan híper-calóricos como híper-placenteros. Recetas calentitas, al horno, con olor a queso fundido y costra quemada, texturas carnosas y aroma a tierra sobre bases de masa, panes y hojaldres… mmm

Las recetas del otoño están por venir pero antes, demos un paseo por un típico mercado italiano del  sábado por la mañana. En un día soleado y fresco de otoño (puestos a elegir…), arrebujados bajo un abrigo ligero y con las mejillas enrojecidas. Empezamos aquí:

mercado 10

Primero, encontramos judías pintas, tallos tiernos de hojas verdes y mozzarella ahumada en un sospechoso líquido, turbio y amarillento. Luego, unas preciosas manzanas color “frambuesa cubierta de polvo“. En otoño hay mil tipos de manzana y son perfectas para un bizcocho al estilo italiano: con los gajos de fruta clavados en vertical sobre la masa cruda. Una auténtica revelación para que el bizcocho quede húmedo en vez de mazacote migoso.

Manzanas otoñales

Seguimos con calabazas, un must… pero no anticipo, no anticipo🙂. Por cierto, no es increíble lo buenos que son los italianos con el marketing aunque sea para vender fruta? Malditos genios del vender….

Calabazas y castagnas

Los pakistaníes son la segunda nacionalidad señora de los mercados italianos aunque las abuelas lombardas los sigan mirando con suspicacia como diciendo “Estás seguro de que esta lechuga es Italiana D.O.C. o te la has traído desde Pakistán?” Por cierto, en Italia es obligatorio poner en los carteles la región o país del que proviene el producto. Respect.

Pakistano-italianos

Llegamos al puesto de los pollos. Ayyy, el puesto de los pollos… Todos fingimos ir al mercado en busca de fruta y verdura, comida sana llena de vitaminas y fibra. Pero todos acabamos en el puesto del pollo y las patatas fritas. El más cotizado después del carromato de la suiza que vende quesos donde las colas son siempre larguísimas porque la suiza habla demasiado pero también da buenos consejos.

Nigno pidiendo patatas fritas

Los porcini. Este año hay pocos porque casi no ha llovido. Esa es otra cosa genial de los mercados vs. los supermercados: cuando algo está de temporada y abunda, te lo encuentras en cada puesto, en cada puesto más barato. Si en cambio está caro y escasea es que no está en su mejor momento.

Funghi porcini

Alcachofas en cambio: por todas partes. Te las limpian en el momento y te las llevas peladitas y listas para meter en el horno. O aún mejor listas para zambullir en un cazo de aceite hirviendo para prepararlas “a la romana“. La alcachofa frita es una maravilla, fibrosa, blanda, aceitosa y salada.

Alcachofas sin limpiar

Coliflores de colores y frutos secos. Los frutos secos a granel son otra genialidad más de los mercados, cuántas llevo? Las coliflores en cambio han conseguido entrar en esta lista sólo porque eran raras y de colores, que quede claro, no les tengo ningún aprecio. Lo siento mamá, tu estrategia de “si no te acabas la coliflor en 10 minutos te pongo otro plato” no tuvo el efecto deseado.

Coliflores y frutos secos

Y aquí acaba nuestro paseo. Cargados de buenos propósitos y satisfechos con el trabajo bien hecho. Listos para disfrazar toda esa fruta y verdura de lasaña, tarta y pasta: vitaminas en mares de hidratos de carbono. Ah, y que no os engañen las apariencias, en ese carrito y esa otra bolsa blanca, en realidad… hay alitas de pollo barbacoa.

Llegando al mercado

Un anticipo de recetas de otoño (del otoño pasado):

Tags: , , , , , ,

About barbacaos

Hola, me llamo Bárbara pero con un nombre así, que no se puede ni acortar en "Bar", ni en "Barba" ni en "Bárbara" (porque entonces no sería acortar) he acabado llamándome de las maneras más insospechadas desde "Barbacoa" hasta "Ruibarbo". De la combinación de estos dos nombres, que son a los que más cariño tengo porque me lo llaman mis amigas del colegio y las de la universidad, nació Ruibarbacaos. Ah, y lo de "caos" lo ha añadido quién me conoce bien… En este blog cuento historias, que es lo que más me gusta en el mundo, y mientras cuento historias cocino, alimento y como. Creo que no hay nada mejor que cocinar para dar de comer a otros o para uno mismo. Espero que estas historias os lleven lejos (o cerca, porque muchas son hacia dentro) y que las recetas os sirvan de inspiración para cocinar, alimentar y comer.

8 responses to “Un paseo por el mercado – los colores del otoño”

  1. lolatrueba85 says :

    Que envidia de paseo. Que bonito, yo me voy al mercado de la esperanza, pero ya te digo, que no cuidan tanto la imagen corporativa de sus productos.

  2. Tina Banks says :

    Que mercado mas chulo! Esperaré la receta de la calabaza que me encanta!!!

  3. Natalia says :

    !qué fotos más espectaculares! yo tampoco soy fan de la coliflor pero me han encantado los colores

  4. elchicodelmandil says :

    Menos mal que no voy al mismo mercado que tu, acabaría con la espalda reventada de cargar toda la compra que haría. Está todo para comérselo

  5. Sara-ALLMYLOVING says :

    Qué ganas de cocinar entran con tus post! Y de comer! Yummy!

  6. Terry says :

    Amo anche io i sapori e colori dell’autunno! Invidio quei cavolfiori arancioni, qui trovo quelli viola ma arancioni no!
    Bellissime foto!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: