Chips de colores – para disimular fracasos culinarios

El pollo del fracaso

De fracasos culinarios está mi cámara llena, lo que pasa es que no los cuento. La pega es que entonces todo parece demasiado perfecto, demasiado fácil. Que sale a la primera y encima bonito. Con las pastas suelo tener suerte. Se me dan bien y además son agradecidas, fáciles de corregir (sin contar aquel experimento con cacao y guindilla). Pero las carnes… las carnes son otra historia. Un oscuro mundo de éxitos aleatorios y fracasos que te dejan sin cenar y con cara de idiota.

Este es uno de ellos: un – aparentemente – maravilloso pollo asado. De piel crujiente y prometedor aroma a limón y cebolla caramelizada. Muy pre-navideño, muy de ama de casa perfecta en modo Thanksgiving.  El resultado real: unos muslos frustrantemente crudos y pechugas como la mojama. Y yo bailando un chachachá esquizofrénico con el horno mientras el pollo y yo íbamos perdiendo dignidad (cada vez más despatarrado el, cada vez más sudada yo).

Al final, lo único decente de la comida fue el pan con el que nos atiborramos y las muy molonas patatas fritas de colores que preparé en cinco minutos como acompañamiento (lo llego a saber y dedico el mismo tiempo a comprar un pollo). Lo mejor de todo: la patata dulce frita. Todo el mundo debería probarla alguna vez en la vida. Su textura es perfecta y su dulzor no empalaga en absoluto más bien añade un escalón de placer más al placer ya decadente de la patata frita clásica. Perfecta con zanahoria morada y patatas blancas para un efecto colorista.

Chips crujientes de colores

Ingredientes para 3-4 personas

  • 12 patatitas pequeñas
  • 1 patata dulce grande
  • 3 o 4 zanahorias moradas
  • Aceite de girasol
  • Sal

Pasos

  • Comprar una mandolina. Parece un instrumento inútil y en parte lo es (además de instrumento del diablo) pero poder hacer chips en casa sin el toque a aceite de motor y la textura viejuna de las patatas de bolsa es una gran realización personal. Además, en los hipermercados ahora venden versiones baratas y pequeñas que no dan sentimiento de culpa
  • Pelar las patatas y la zanahoria (o limpiarlas bien por fuera y  dejar la piel para un toque más rustico)
  • Cortar con la mandolina. Atención: con su apariencia inocente de instrumento de plástico, la mandolina es en realidad bastante peligrosa si te confías. Hay que estar concentrado y no correr riesgos estúpidamente. Y es que uno empieza a cortar sujetando la patata con los dedos y sin darte cuenta las yemas llegan a la altura de la cuchilla. Este es el único punto de la receta un poco más difícil porque es importante estar atento. Se puede empezar a cortar sujetando con los dedos pero cuando el trozo empiece a ser pequeño (menos de tres centímetros) hay que pasar a usar el soporte que venden con la mandolina aunque cueste un poco más mover la patata para arriba y para abajo. La integridad de los dedos va en ello.

Los preciosos colores de la patata dulce y la zanahoria morada

  • Cortar lo más fino posible (como de un milímetro de grosor) y poner a secar sobre papel de cocina. Sospecho que para la zanahoria (que tiene más agua y menos fécula) habría sido bueno dejarla secar más tiempo o meterla un rato en el horno con aire caliente a baja temperatura. Pero yo no lo hice y queda bien, quizás absorbe un poco más aceite del que debería y tarda un poco más en freír.
  • Salar abundantemente
  • Calentar 3-4 dedos de aceite de girasol en un cazo a fuego bastante fuerte pero sin que se queme (sin que empiece a echar humo y a oler rancio). Se puede echar un trocito de patata desde el principio para probar: estará listo cuando al rededor del trozo se formen muchas burbujas muy rápidas y salga un poco de vapor de la verdura pero no humo.
  • Freír la patata, la patata dulce y la zanahoria, cada tipo por separado y en tandas no demasiado abundantes. Es mejor separar un poco las lascas e ir echándolas más o menos una a una (no hace falta ser muy preciso, pero asì no se apelmazan). Se tarda poquísimo en freír, como un minuto o dos para la patata normal, un minuto para la patata dulce y tres o cuatro para la zanahoria. Basta esperar a que las lascas se doren y empiecen a curvarse ligeramente por los bordes. Cuanto más tiempo más crujientes pero también más oscuras (cuestión de gustos)
  • Sacar con una espumadera y dejar escurrir sobre papel de cocina
  • Disfrutar

Perfecto con:


Manos moradas

Tags: , , , , , , , ,

About barbacaos

Hola, me llamo Bárbara pero con un nombre así, que no se puede ni acortar en "Bar", ni en "Barba" ni en "Bárbara" (porque entonces no sería acortar) he acabado llamándome de las maneras más insospechadas desde "Barbacoa" hasta "Ruibarbo". De la combinación de estos dos nombres, que son a los que más cariño tengo porque me lo llaman mis amigas del colegio y las de la universidad, nació Ruibarbacaos. Ah, y lo de "caos" lo ha añadido quién me conoce bien… En este blog cuento historias, que es lo que más me gusta en el mundo, y mientras cuento historias cocino, alimento y como. Creo que no hay nada mejor que cocinar para dar de comer a otros o para uno mismo. Espero que estas historias os lleven lejos (o cerca, porque muchas son hacia dentro) y que las recetas os sirvan de inspiración para cocinar, alimentar y comer.

10 responses to “Chips de colores – para disimular fracasos culinarios”

  1. zuriquesa says :

    Me encanta! Gracias por el consejo de secar sobre papel de cocina antes de freir. Seguiré tu técnica. También puedes hacer las chips de yuca, de calabaza o de manzana, salen muy ricas y dulces. Un saludo

  2. Noelia says :

    Me encanta el post! ¿Te puedes creer que tengo un pollo entero preparado para meter mañana al horno?… Pensaré en un plan b por si es un fracaso😉
    Tengo que probar estas patatas y zanahorias. Qué crujientes!
    Besos

    • barbacaos says :

      Jajaja, yo le he cogido manìa😦 Una vez lo hice y me saliò fenomenal y en cambio esta vez a las 3 seguìamos peleando (y en Italia no se come a las 3, que tenìa invitados esperando desde la una!) un abrazo!

  3. Ele says :

    En serio que ese pollo estaba malo????? Eres muy humilde….😄

  4. Terry says :

    Amo le chips di verdure… Ogni tanto trovo quelle della Tyrrell…marca inglese che le fa di carote, pastinaca e barbabietola!
    Deve farmele a casa anche io😉
    Ruberei le tue ora con un buon aperitivo!🙂

Trackbacks / Pingbacks

  1. Pollo flor de calabaza | ruibarbacaos - March 13, 2014
  2. Recetario | ruibarbacaos - September 24, 2014

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: