Dorada a la sal – cena romántica

Dorada a la sal jugosa, perfecta

En una ciudad cara como Milán, conseguir preparar una cena de lujo en casa por 10 euros te hace sentir increíblemente inteligente y poderoso. Llegará el viernes y te gastarás 25 euros en una hamburguesa, 20 en cócteles y otros 20 si vuelves a casa en Taxi pero esta noche, ah, esta noche has engañado al Dios del marketing y el consumismo!

También es un placer estar en casa pero no estar “casero”. Ducharse y vestirse como para salir pero no salir. Dejar la televisión apagada y encender velas. Dejar el móvil sobre alguna encimera y olvidarlo. Usar objetos especiales a los que has dado un valor apto solo para invitados (el mantel estampado a mano) y destapar la botella de Prosecco que lleva en la nevera desde la última fiesta.

Lo mejor de noches así es la sensación de ritual. La satisfacción de haber encontrado un oasis de tiempo y haberlo dedicado sin justificación aparente al puro amor propio (o amor de pareja) en vez de al Candy Crush. Así porque sí, sin fechas especiales de por medio ni buenas razones. Único objetivo: el placer, de la cena pero sobretodo de la preparación.

La dorada es perfecta para una noche así: se cocina sola, no hay que ensuciar casi nada y su sabor y textura húmeda y tersa son pura satisfacción. Es un pescado que sabe a pescado en su mejor faceta de pescado. No sé si me explico. Todo lo que necesita a su lado es un vino blanco bien frío, las patatitas calientes y el pan crujiente (unos segundos al final en el horno). Para cerrar la noche temática: un cuadrado de Lindt al toque de sal.

Cenita romàntica

Ingredientes

  • 2 doradas pequeñas
  • 1 kilo y medio de sal gorda
  • Agua en un spray (como el de las plantas)
  • 8 patatas pequeñas
  • 1 paquete de judías verdes redondas
  • Un poco de mantequilla para las patatas y las judías

Pasos

  • Comprar dos doradas pequeñas y pedir al pescadero que las limpie por dentro sin abrirlas demasiado o que las deje tal cual
  • En casa, poner a calentar el horno a 180°C (aire o calor superior e inferior)
  • Coger una bandeja grande de horno y cubrirla con una capa de sal gorda como de un centímetro y medio de grosor
  • Aplicar bastante agua con un spray sobre la sal (ayuda a que se forme una costra rígida en el horno y no una arenilla).
  • Apoyar delicadamente las doradas sobre la capa de sal. Colocar un trocito de papel albal cubriendo la tripa de cada dorada (para que no entre la sal y para mantener dentro la humedad)
  • Aplicar agua con spray sobre las doradas para que se pegue la sal.
  • Cubrir con sal gorda hasta que todo el pescado quede cubierto con una capa de un centímetro de grosor. Es importante no dejar nada al descubierto. Se pueden usar las manos y el spray de agua para ayudar a cubrir y dar forma a la sal

Dorada a la sal, making of

  • Aplicar agua con spray sobre la capa superficial de sal
  • Meter en el horno durante 35 minutos para dos doradas pequeñas.
  • Mientras, poner un cazo con agua a fuego fuerte. Cuando empiece a hervir, añadir una cucharada de sal y hervir las judías durante unos 6 minutos y las patatas unos 10 minutos (pero mejor pincharlas y sacarlas en cuanto el cuchillo o tenedor entre fácilmente pero sin deshacerse, con un poco de resistencia)
  • Sacar del horno y dejar reposar 5 minutos bajo la sal
  • Desmontar la capa de sal intentando resquebrajarla en bloques en vez de desmenuzarla. Descubrir las doradas completamente
  • Con ayuda de una pala o algo que se le parezca, abrir la dorada por la mitad desde la parte abierta (como destaparla). Identificar las zonas de espinas e intentar separarlas de una vez separándolas con la pala o cuchillo (espina central y en los laterales). Sacar los filetes limpios (evitando que toquen demasiada sal)
  • Servir tal cual, sin aliñar. Es perfecto así. Cualquier aceite o salsa invadiría el sabor que es delicado y como de pescado en el mejor sentido posible.
  • Para las judías y patatas se puede añadir en caliente un poco de mantequilla y mover para que se impregnen un poco.

Dorada a la sal

Tags: , , ,

About barbacaos

Hola, me llamo Bárbara pero con un nombre así, que no se puede ni acortar en "Bar", ni en "Barba" ni en "Bárbara" (porque entonces no sería acortar) he acabado llamándome de las maneras más insospechadas desde "Barbacoa" hasta "Ruibarbo". De la combinación de estos dos nombres, que son a los que más cariño tengo porque me lo llaman mis amigas del colegio y las de la universidad, nació Ruibarbacaos. Ah, y lo de "caos" lo ha añadido quién me conoce bien… En este blog cuento historias, que es lo que más me gusta en el mundo, y mientras cuento historias cocino, alimento y como. Creo que no hay nada mejor que cocinar para dar de comer a otros o para uno mismo. Espero que estas historias os lleven lejos (o cerca, porque muchas son hacia dentro) y que las recetas os sirvan de inspiración para cocinar, alimentar y comer.

11 responses to “Dorada a la sal – cena romántica”

  1. zuriquesa says :

    Me apetece!!! Aquí en Zúrich también cuestan un pastón, unos 45 CHF una dorada a la sal de restaurante (35 Euros). Pero por unos 15-20 CHF en la sección de pescadería del supermercado encuentras las dos doraditas (12-16 euros). Te copiaré. Un saludo

    • barbacaos says :

      Qué bien!! Es la primera vez que cocino dorada a la sal (siguiendo la receta de mi madre) y me parece un éxito asegurado, casi imposible fiascarla (importante no fiascar el plato unico de una cena romántica porque me habría puesto de tan mal humor!!! jajaja) un abrazo!

  2. Lirios Cake - Laura says :

    Me encanta! Yo la preparo mucho en casa! Pero me fascinado tu introducción! Aaahh que bonito! Me dan ganas de prepararle algo a mi chico ahora mismo!

  3. Jose says :

    No te has dejado detalle, seguro que la noche fue fantástica, me apunto hasta el cuadradito de chocolate para sorprender a mi chica😉
    Saludos.

  4. Noelia says :

    Yo la preparo con frecuencia en casa, seguro que si viviera en Milán no lo haría tanto. Es una receta que nunca falla y para una cena romántica es perfecta.
    El próximo miércoles me voy a Italia pero solo pasaré un día en Milán, ¿Me recomiendas probar algún producto o plato típico de allí?
    Gracias!
    Besos.

    • barbacaos says :

      Hola! Que guay que pases por Milan! Espero que te haga bueno… Yo no voy a estar si no te invitaba a un café! Te recomiendo probar la cotoletta milanese verdadera, la hacen enorme y maravillosa en un restaurante que se llama Osteria Conchetta (zona Naviglio). Si no en el centro hay un restaurante que me gusta que se llama Stendhal y tiene platos tradicionales (aunque màs de tipo invernal). Para comprar, prueba el ultimo piso de La Rinascente (una especie de Corte Ingles que hay en la plaza Duomo) y que tiene productos típicos buenísimos como la sal trufada (aunque caro es caro). Un abrazo y disfruta mucho!

      • Noelia says :

        Muchísimas gracias por la invitación y las recomendaciones! Ya las he anotado😉
        Te contaré que nos ha dado tiempo a probar y que me podré traer
        Un beso y gracias!

  5. Terry says :

    Che bella cenetta, sia per la presentazione che per il menú! Amo il pesce cosí, semplice e morbido!🙂

Trackbacks / Pingbacks

  1. Recetario | ruibarbacaos - September 24, 2014

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: