Sopa italiana de albóndigas y pasta – Neomarujas

Sopa lista para comer
No tengo muy claro de donde viene esta receta. Yo la descubrí estas navidades en Italia. Era la opción “ligera” que nos propuso mi suegra para el mediodía del 24. Con este plato, dijo, estaríamos tranquilos y con hambre para la comilona que nos esperaba en la cena de nochebuena. Los italianos más allá de la coñazo-ensalada de atún y lechuga no tienen un concepto muy claro de lo que es comer ligero🙂

Esta sopa, en realidad, podría ser de cualquier parte. Parece reunir todos los elementos de la dieta humana primordial, todo lo que un ser humano puede necesitar para sobrevivir a un largo invierno. Aquí, en España y hasta en Sebastopol (que por cierto está en Crimea, Ucrania según Wikipedia, por lo que viene muy al caso. Ahí si que debe hacer un frío muy primordial).

Volviendo a Italia, aquí es muy típico comer tortellini in brodo en invierno. Están bien, muy comfort food, pero la versión “deconstruida” (carne fuera de la pasta) me ha enamorado. Por algún motivo es más ligera, es igual de reconfortante y más entretenida: ahí estás tu, pescando albóndigas, intentando cortarlas con el borde de la cuchara que no está hecho para cortar nada y dosificando la cantidad de líquido, pasta y carne en cada cucharada como un maniático ingeniero… No suena divertido?

Lo mejor de esta receta fue preparar las albóndigas con mi amiga Pati, como dos marujas atemporales, manos embadurnadas de carne con huevo y perejil, mezclando cotilleos milaneses con historias de las navidades en casa y con dudas muy serias y profundas sobre el tamaño adecuado de una albóndiga para caldo. En momentos así una chica piensa en lo bien que se viviría con otra chica en vez de con un novio🙂. Otra receta sociable.

Ingredientes para 4 personas

  • Dos litros de caldo (aquí explicaba como hacer uno. Yo esta vez hice trampa, con dos zanahorias, un tallo de apio, una cebolla y tres cacitos de caldo ligero, una especie de caldo vegetal)
  • 200 gramos de pasta pequeña tipo farfalline
  • 250 gramos de carne picada de buena calidad, sin demasiada grasa (no demasiado picada, ese fue mi error porque “ensucia” la sopa, digamos que picada dos veces por el carnicero basta)
  • Un ramito de perejil
  • Una pellizco de ajo en polvo
  • Una cucharada de pan rallado
  • Un huevo grande
  • Dos o tres cucharadas de parmesano rallado
  • Un pellizco de sal y de pimienta

Sopa de albondigas baking off

Pasos

  • Poner a hervir los ingredientes para el caldo durante una hora o dos. Ir probando de sal y de intensidad de sabor, quitar la espuma si se forma en la superficie y cuando esté listo colar reservando la zanahoria y el apio
  • Cortar la zanahoria y el apio en trocitos y reservar
  • Para las albóndigas: mezclar en un bol grande la carne con el huevo, el queso, el perejil cortado muy finito, el ajo (muy poquito), la sal y la pimienta. La masa tiene que ser bastante consistente, más seca que húmeda pero un poco pringosa (se puede regular con leche o más pan rallado)
  • Con las manos, hacer albóndigas pequeñitas, cuanto más pequeñas mejor hasta acabar la masa.
  • Poner a hervir el caldo y cuando haga burbujas echar las albóndigas cuidando de que no pierdan la forma. Las albóndigas están listas cuando empiezan a flotar pero no pasa nada si se siguen cocinando, esta no es una receta con carne al punto ni nada que se le parezca
  • Incorporar la zanahoria y el apio cortados en trocitos y dejar el tiempo que se quiera. Esta parte de la receta puede “esperar”. Es la pasta la que tiene que estar cocinada justo antes de comer.
  • Cuando se vaya a comer, en otra olla más pequeña poner a hervir la pasta en agua con sal (la pasta pequeña tarda menos, unos 5 minutos o así y es mejor quedarse corto de cocción, sacarla bien al dente, porque luego en el plato se seguirá cocinando con el caldo). No sé porqué no se cuece la pasta en el caldo, pero mi suegra lo hace así y así lo he hecho yo. Obediente. Supongo que así la pasta es menos pesada, más refrescante en cada cucharada porque no sabe tanto a caldo intenso
  • En función de si se va a consumir todo el caldo o no, mezclar con la pasta recién colada (se puede dejar parte del caldo con albóndigas para otro día sin añadir la pasta). Disfrutar bien calentito con un poco de parmesano rallado por encima

IMG_8879

(Eso de ahí arriba son friselline pugliese, un vicio total. Son una especie de galletitas saladas con semillas de hinojo. La muerte, y da gusto comerlas con la sopa por su aroma a campo) 

Tags: , , , ,

About barbacaos

Hola, me llamo Bárbara pero con un nombre así, que no se puede ni acortar en "Bar", ni en "Barba" ni en "Bárbara" (porque entonces no sería acortar) he acabado llamándome de las maneras más insospechadas desde "Barbacoa" hasta "Ruibarbo". De la combinación de estos dos nombres, que son a los que más cariño tengo porque me lo llaman mis amigas del colegio y las de la universidad, nació Ruibarbacaos. Ah, y lo de "caos" lo ha añadido quién me conoce bien… En este blog cuento historias, que es lo que más me gusta en el mundo, y mientras cuento historias cocino, alimento y como. Creo que no hay nada mejor que cocinar para dar de comer a otros o para uno mismo. Espero que estas historias os lleven lejos (o cerca, porque muchas son hacia dentro) y que las recetas os sirvan de inspiración para cocinar, alimentar y comer.

3 responses to “Sopa italiana de albóndigas y pasta – Neomarujas”

  1. Jose says :

    Caramba que sopa mas buena, ideal para el invierno que estamos pasando en España, además es divertida de comer que hay que ir pescando ingredientes como ingenieros😉
    Abrazos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: