Recetas feas (pero ricas) y flores bonitas – Ají de pollo peruano

ajì de pollo y otras cosas bonitas

Hace poco estuve en Madrid coincidiendo con la visita de unos amigos italianos. Y surgió la cuestión de donde llevarlos a cenar para hacerles vivir una experiencia muy madrileña. Gran responsabilidad, sobre todo porque llevo casi tres años viviendo fuera. Ya habían comido cocido (mmm… cocido en abril), paella y cordero en el Asador de Aranda. No son platos muy madrileños pero cuentan como experiencia castiza. También habían estado en el mercado de San Miguel y en algún que otro bar sin nombre atiborrándose de croquetas.

Habían visitado, con una planificación militar y milimétrica, el Palacio Real, la Almudena, Malasaña, Gran Vìa, el Prado, el Prado, el Prado (el Prado cuenta como tres sitios porque es una enormidad), Opera, el templo de Debod, el Retiro, el Reina Sofìa, el barrio de las letras, Sol, la Plaza Mayor, los Jerónimos y hasta creo que fueron un día a Toledo. En definitiva, tres días de turismo salvaje por semana santa que yo pasé a la bartola en el jardín de mi hermana, que lo mismo me daba estar en Madrid que en Lima. Levantándome del sofá o de la toalla sobre la hierba solo para coger una cerveza de la nevera.

El caso, que me quedé pensando en qué era para mí una experiencia madrileña. Y después de tres años en Italia, lo tengo claro: para mi Madrid es fusión (estoy segura de que los de Madrid Fusión estarían de acuerdo con mi revelación :)). En Madrid, el foie y el jamón se abrazan, los peruanos se ajaponesan y los japoneses se españolizan, los griegos, los indios, los mejicanos triunfan, las hamburguesas se perfuman de trufa y el pato se viste de uramaki.

Y pensando en peruano me entraron unas ganas terribles de ají de gallina. Al final no fuimos al peruano, la pascua pasó y yo me traje las ganas de ajì de vuelta a Milan. Hacer ají en casa ha resultado ser facilísimo pero en la web hay mucha receta con proporciones muy absurdas. Por eso os dejo aquí una adaptación de distintas recetas que sale muy muy rica (tan rica como fea), ligeramente picante y muy cremosa. Y como el ají es tan poco fotogénico (y más con el móvil, RIP mi cámara buena), aprovecho para hacer un post primaveral, con mis ultimas adquisiciones.

Flores de primavera

Un montòn de cactus por 10 euros en el mercado de las flores del Naviglio en Milan; ranùnculos de colores y unos tulipanes rosas

Ingredientes para dos personas

  • 2 muslos y 2 contramuslos de pollo
  • Dos hojas de laurel (bastante importante)
  • Un cubito de caldo delicado o un litro de Aneto
  • Media cebolla
  • Medio diente de ajo
  • 1 rebanada de pan de molde
  • Una cucharada rasa de pasta de Ajì amarillo (pica muchísimo!)
  • Un pugnado de nueces peladas
  • Un pellizco de sal
  • Un pellizco de pimienta
  • Un pellizco de pimentòn dulce
  • Opcional: un poco de cúrcuma para dar color amarillo (yo no se la puse)
  • Un chorrito de nata de cocina

Acompañamiento

  • Arroz blanco
  • Patatas hervidas durante 15 minutos en agua con sal
  • Aceitunas moradas

Pasos

  • Poner a hervir el pollo en una olla con un par de hojas de laurel y un litro de caldo o un litro de agua y un cacito de caldo delicado. Hervir durante media hora y dejar enfriar en el propio caldo
  • Mientras, triturar las nueces en un mortero con un poco de sal gorda (no hace falta que sea muy delicado)
  • También en este momento se puede poner a hervir agua, salarla y añadir dos patatas medianas a hervir durante 10 minutos (o hasta que un tenedor entre en la patata con un poco de resistencia pero entre)
  • Y preparar el arroz blanco: dos tacitas de café, con cuatro tazas de agua y sal. Hervir a fuego suave con la tapa durante 10 minutos sin remover, probando y humedeciendo con un poco más de agua si se seca demasiado rápido y el arroz aún está duro. Cuando esté al dente, tapar y dejar que se termine con el propio vapor
  • Después, sacar los trozos de pollo del caldo, separar la carne del hueso desmenuzando ligeramente la carne pero dejándola en trozos lo más grandes posibles y reservar
  • En una sartén grande, sofreír media cebolla picada y medio diente de ajo (el ajo se puede quitar después) con un par de cucharadas de aceite. Sofreír durante un par de minutos
  • Añadir la cucharada de pasta de ajì, el pimentón, la pimienta y sofreír un minuto. Después, añadir la rebanada de pan empapada en caldo (se puede poner en la sartén y verter un cucharón de caldo encima) y las nueces trituradas y dejar cocer en la sartén otro par de minutos.
  • En un vaso de batidora, verter el contenido de la sartén (se puede quitar el ajo) junto con otro cazo de caldo y triturar finamente hasta que quede un puré fino
  • Devolver el liquido triturado a la sartén, añadir un par de cazos màs de caldo y los trozos de pollo desmenuzado
  • Corregir con un chorrito de nata para dar el color cremoso caracterìstico y suavizar el picor (aunque es opcional) y seguir cocinando a fuego medio durante unos 5-10 minutos
  • Probar, tiene que estar sabroso y cremoso. El pollo se habrá integrado muy bien con la salsa, que puede ser màs o menos lìquida en función del tiempo que se deje evaporar y del gusto
  • Servir con la patata, el arroz y unas aceitunas del tipo moradas bien saladas (que yo no tenía)

Ajì, flores y plantas

Tres ramos a 10 euros en el mercado; ají… igual de poco fotogénico; mi pequegna plantación de cayena (arriba a la derecha), albahaca (abajo a la derecha), flores varias y orégano

Tags: , , , ,

About barbacaos

Hola, me llamo Bárbara pero con un nombre así, que no se puede ni acortar en "Bar", ni en "Barba" ni en "Bárbara" (porque entonces no sería acortar) he acabado llamándome de las maneras más insospechadas desde "Barbacoa" hasta "Ruibarbo". De la combinación de estos dos nombres, que son a los que más cariño tengo porque me lo llaman mis amigas del colegio y las de la universidad, nació Ruibarbacaos. Ah, y lo de "caos" lo ha añadido quién me conoce bien… En este blog cuento historias, que es lo que más me gusta en el mundo, y mientras cuento historias cocino, alimento y como. Creo que no hay nada mejor que cocinar para dar de comer a otros o para uno mismo. Espero que estas historias os lleven lejos (o cerca, porque muchas son hacia dentro) y que las recetas os sirvan de inspiración para cocinar, alimentar y comer.

2 responses to “Recetas feas (pero ricas) y flores bonitas – Ají de pollo peruano”

  1. Maribel says :

    Pues me parece un plato guapo, de feo no tiene nada,, muy rico xD

Trackbacks / Pingbacks

  1. Recetario, por fin | ruibarbacaos - April 14, 2015

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: